domingo, 15 de agosto de 2010

Me estoy quedando sola



No sé si me gusta ser un “macho semental”, cosa que siempre profeso a los 4 vientos y más, o es que simplemente me llegó a la punta del pezón el hecho de tener novio, de intentarlo una vez más.

Cuando conocí a “Z” pensé que era un huevón, tenía el cabello lacio y largo, nariz recta y mirada carnívora, una pinta de nerd impresionante. Unos amigos de mi ex colegio me lo presentaron, decían por ahí que estaba cagadísimo por mí.

Pasaron los días, y no volví a saber de él, recuerdo que fue un martes cuando me lo encontré j
usto al frente de mi casa, estaba cruzando la pista y por la impresión casi se choca contra la línea 2 y yo no tenía escapatoria. Él me dijo que se había pasado toda la tarde buscando mi casa, y por mi mente gritaba: Solo espero que te vayas. Apenas hablamos 15 minutos, que para mi duraron mil horas, me parecía tan aburrido el hecho de conversar con él porque aprovechaba cualquier momento para decirme lo linda que le parecía, cosillas cursis y bla bla.


Decidí despacharlo, había desperdiciado media hora en él, le dije que iba a ir a la biblioteca nacional porque tenía que revisar algunos libros para la universidad, y él se ofreció a acompañarme al paradero para tomar el micro, me dijo que después se iría a la casa de un amigo, pero apenas paró el micro él se subió conmigo, me senté al costado de la ventana y él, en el asiento contiguo, decidí romper la barrera y conversamos todo el camino, él sonreía demasiado y a mí me daba una sensación de no sé que, no lo había experimentado con nadie, el tráfico se hizo cómplice y nuestra conversación poco a poco fue variando de porqué lees tal o cua
l libro hasta que terminaron en:

- Dalia, me gustas, no sé si es precipitado decírtelo así como así, entiéndeme te he perseguido todo nuestro
último año escolar y tú ni me has visto, te he agregado más de 5 veces al messenger y todas las has rechazado, me he matriculado en la alianza francesa sólo para verte y ni siquiera hemos coincidido con el horario, por favor estoy cansado, he buscado tu casa toda la tarde y sin exagerar, me estoy sintiendo un completo idiota diciéndote esto porque sé que tú piensas que soy un nerd adicto al hentai y esas c
osas.
- ¿Qué carajos?
- Sabía que no me responderías nada
- Pero que quieres que te diga, ni te conozco bien, si
cuento las horas que hemos hablado desde que te he conocido apenas son tres.
- Por favor, puta qué más quieres que te diga, ¿no creo que sea obsesión no? Solo quiero una oportunidad, una, juro que no te vas a aburrir de mi, aunque parezca aburrido y antisocial no soy así, solo es una máscara, por favor.

Lo pensé, bueno creo que no lo hice, fue uno de esos arrebatos que me dan de ve
z en cuando y termine diciéndole que SI.
Y ahí comenzó todo, no qu
iero mentir al decir que los mejores y peores días los pasé con él, al conocerlo más cada día me pareció que era el chico perfecto, mi tímido osado. Maldita sea, lo amé tanto que a ve
ces creo que no fue amor, pero era una sobredosis de obsesión e ilusión una aleación perfecta que me hacía creer que era amor.

Un mal día me dijo que iría a Japón a visitar a sus abuelos, solo se quedaría 10 días allá y llegaría para celebrar nuestro 8vo mes, tuve un raro presentimiento, algo que me decía que no regresaría, el siguiente fin de semana viajó, me dijo que no vaya al aeropuerto porque así no podría irse, nuestros amigos y yo le organizamos una despedida improvisada, libamos mucho alcohol, yo solo quería estar muy ebria para no recordar que al día siguiente me dejaría, y así fue, ya ni sentía mi cuerpo, el ron combinado con “secos” de macerado de mala muerte hicieron su efecto y solo me quedé dormida en sus brazos, no sé cuando tiempo pasó pero ya amanecía, desperté y vi sus ojos me estaba mirando, lo amé tanto, le dije que no se fuera, que qué carajos iba yo a hacer ahí sola, nos besamos mucho, tanto que mis labios se hincharon a más no poder, y él lloraba, no me decía nada, eran de esos besos nada placenteros, mas bien tristes, besos combinados con lagrimas infinitas, ya ni quiero recordarlo.

Las noticias de él llegaron después de 1 semana, no se había conectado ni me había llamado, pero me llegó un correo que decía:

Gataaaaaa,
¿Cómo estás?, Japón es todo un mundo, es tan diferente a Perú, he quedado impresionado. Hay esposa te extraño, te extraño como mierda, a veces no sé porqué te quiero tanto, pongo te quiero porque cada vez que te digo que te amo no me crees y te vas por las ramas cuando te pregunto porque, aún no me he olvidado, demonios! Discúlpame por no poderte haber escrito antes es que mi abuelo está en la era de piedra creo, alucina que s
u computa es lentejísima, quise entrar y casi explota xD, así que me regalaron una lap y estoy más que feliz. N
o vayas a pensar que te he dejado de lado, creo que estoy obsesionado oye! Estos días me los he pasado viendo tu facebook, chismeando a ver si me engañas con otro o.O jajajajajaja, extraño ir al cine contigo gata, te extraño, te extraño todo, te amo, mierdaaaaaa no puedo evitarlo pues se me sale, juro que quiero escribirte que te quiero pero no me sale T.T

Poza… solo tengo una mala noticia :/ bueno no sé como lo vas a tomar, pero mis abuelos me han ofrecido pagarme todo el año unas clases de japonés, y he aceptado. Discúlpame por tomar decisiones precipitadas, pero es una oportunidad y tú sabes… me esperas un año?, dime que si, por favor, para mí también será muy difícil pero voy a poner de mi parte para no malograr esto si?. Bueno tengo que irme a la academia, te amo TE AMOOOOOOOOOOOOOOO
Pd: no reniegues porque te escribo que te amo si? Y bueno… solo es un año sé que pasará rápido.


Tu gatito.


Resignada lo esperé, lloraba casi todos los días, me había acostumbrado a verlo todas mis tardes después de la universidad y cada vez q
ue pasaba por alguna calle conocida regresaba mi calvario. Así paso el año, pocos correos recibidos, ni una llamada.

El día llegó, él
regreso y yo esperaba verlo después de dos días, para que pase un tiempo a solas con sus padres, pero no, nos vimos después de 1 semana, yo había decidido que no volviéramos a ser novios, no quería fregarme el cerebro más, fuimos al cine y quería besarme, no lo dejé, pero casi al final fue tan insistente que no resistí y así de fácil regresamos. Pasaron 2 meses y me di cuenta que fue cambiando, en realidad desde que regresó no era el mismo, se había vuelto muy sexual, nada cariñoso y dejábamos de verlos hasta 2 semanas seguidas. Los siguientes 4 meses fueron de peleas, estaba harta de no poder verlo, de que siempre esté “estudiando”, para mí todo eso p
arecían excusas y así fue.

El me terminó, si que duele, nunca lo había experimentado, estaba acostumbrada a ser yo quien terminase las relaciones pero NO, él creyó que ya no era lo mismo y que yo ya no lo amaba y lo peor de todo es que me terminó por Messenger antes de mis exámenes finales de la universidad, lo llamé después de haber vomitado por la impresión, le pregunté porque, y él solo me dijo que “ya no tenía tiempo”, le dije llorando que era un cobarde de mierda, que no tenía las pelotas para decírmelo en la cara y que no lo quería ni tener como amigo y le corté. Mis padres se enteraron de todo, trataron de aconsejarme pero no quería escuchar nada, solo quería dormir y dormir para siempre.

Ahora estoy me
jor, ya han pasado casi 2 años a veces ni me acuerdo de su cara, creo que mi cerebro ha borrado ese “record” que quedaba de él en mi corazón, ahora soy feliz, tanto tiempo recordando esas cosas “bonitas” y llorando como una tonta, me había perdido esas cosas divertidas de la vida, me había olvidado h
asta de quién era, AHORA LO RECUERDO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada